150 ultimas

X FECHAS

x orden alfabetico

enlaces


    + vistas

    varios


    Contador Gratis
    relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
    PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

    Tiempo de cerezas en el arte

    -

    Cerezas sobre paño. Cristobal Toral (S. XXI. Realismo Mágico. España)


    Cerezas. María Zeldis (S. XXI. Méjico)


    Cerezas. Antonio Cazorla. (S. XXI. Hiperealismo. España)


    Bodegón. Antonio Cazorla


    Bodegón con cerezas. Joseph Decker (S. XX. Norteamérica)


    Tender a... Luciano Ventrone (S. XXI. Hiperrealismo. Italia)


    Bodegón con cerezas, fresas y grosellas. Louise Moillon (S. XVII. Barroco. Francia)


    Cerezas. James Neil (S. XXI. Norteamérica)


    Frutero con cerezas. Pierre Bonnard (S. XX. Nabis. Francia)


    Cerezas. Pierre Bonnard 


    Bodegón con cerezas. Paul Gauguin (S. XX. Postimpresionismo. Francia)


    Bodegón con cerezas. Javier Mulio (S. XX. Realismo. España)


    Retrato de una joven con cerezas. Charles- Amable Lenoir (S. XX. Academicismo. Francia)


    Cerezas. Josefa Óbidos (S. XVII. Barroco. Portugal)


    Cerezas. Sir Lawrence Alma- Tadema (S. XIX. Ëpoca victoriana. Inglatera, nacido en Holanda)


    Cerezas. Giovanna Garzoni (s. XVII. Barroco. Italia)


    Bodegón. Joseph Plepp S. XVII. Barroco. Suiza)


    Joven con cerezas. Giovanni Antonio Boltraffio, discípulo de Leonardo da Vinci (S. XVI. Renacimiento. Italia


    Mujer con cerezas. Eva Gonzales (S. XIX. Impresionismo. Francia)


    Carducius Plantagenet Ream(S. XIX. Norteamérica)


    Si os interesa ver más obras con cerezas en mi blog -



    El autor de esta entrada / articulo es: -

    Tiempo de cerezas en el Arte

    -
    Si te ha gustado lo mejor que debes hacer es ir a su blog/pagina.
    En mi blog no puedes dejar comentarios , pero si en el del autor.
    -
     HA ENTRADO EN el BLOG/ARCHIVO de VRedondoF. Soy un EMPRESARIO JUBILADO que me limito al ARCHIVO de lo que me voy encontrando "EN LA NUBE" y me parece interesante. Lo intento hacer de una forma ordenada/organizada mediante los blogs gratuitos de Blogger. Utilizo el sistema COPIAR/PEGAR, luego lo archivo. (Solo lo  INTERESANTE según mi criterio). Tengo una serie de familiares/ amigos/ conocidos (yo le llamo "LA PEÑA") que me animan a que se los archive para leerlo ellos después. Los artículos que COPIO Y PEGO EN MI ARCHIVO o RECOPILACIÓN (cada uno que le llame como quiera) , contienen opiniones con las que yo puedo o no, estar de acuerdo. Mi opinión es ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE la DERIVADA de las notas que pongo , encabezadas por 
    -
    En los primeros tiempos ponía esta nota : "ARCHIVO publicaciones para PERSONAS CON EL PERFIL (+ DE 50 TACOS ) (NIVEL ECONÓMICO MEDIO) (ALTO NIVEL CULTURAL)." Puede parecer pretensioso , pero es así como me veo a mi y a mi "PEÑA".
    -
    Mi correo electronico es vredondof(arroba)gmail.com por si quieres que publique algo o hacer algun comentario.
    Leer más...

    El cuadro que descolgó el autor del cuadro



    Este cuadro de Johannes Vermeer, nacido en 1632, es uno de sus más reconocidos trabajos y una obra muy popular. Si no me equivoco, hasta aparece en la publicidad de algún producto. Es un bodegón con un nivel de detalle espectacular, en el que el aspecto del pan o la leche vertiéndose son auténticas maravillas de capacidad artística para representar la realidad.

    También destacan los colores amarillo y azul, este último, basado en el lapislázuli (me encanta esta palabra) y no en la azurita, mucho más barata, como era habitual. Pero no es esto lo que trae a Vermeer a Curistoria, sino el clavo de la pared.

    Si se fijan, sobre el hombro derecho de la mujer, en la pared, hay un clavo sin nada colgado, vacío, sin más. No es casualidad, como es lógico. Nada es por casualidad es las grandes obras de arte. Y así, ese clavo denota que algo falta, que algo se dejó el pintor sin colgar.

    En los análisis hechos al cuadro mediante rayos X, se puede ver cómo en la primera versión del cuadro de La Lechera, había un lienzo colgado en el muro, un lienzo colgado de ese clavo. En la versión final el autor “descolgó” el cuadro de su cuadro. Pero dejó el clavo que lo sujetaba, curioso.

    El cuadro que descolgó el autor del cuadro


    Leer más...

    Vasily Vereshchagin




    Vereshchangin



    Un ataque inesperado, Vasily Vereshchagin. Galería Tretyakov de Moscú.




    “Sus cuadros son el mejor seguro contra la guerra”, le dijo el káiser Guillermo II al pintor ruso Vasily Vereshchagin. En 1897, el emperador alemán asistía a la exposición del artista en Berlín, y sus lienzos sobre las campañas rusas en Asia Central plasmaban con exactitud fotográfica la barbarie de aquella y de todas las guerras. Un rostro de miseria y horror poco frecuente en las obras de la época, más propensas a ensalzar las grandes victorias y a adornarlas con coronas de laurel.


    Pero Vereshchagin no era un pintor convencional. Su fascinante biografía muestra a un hombre mitad militar y mitad artista. Un amante de la aventura, viajero incansable, gran observador de las culturas asiáticas a las que retrató con vocación etnográfica y un antibelicista que se atrevió a desafiar al poder.



    Se graduó en la Academia Naval pero abandonó durante un tiempo la vida castrense para dedicarse a la pintura, hasta que la guerra contra Turquía en los Balcanes le obligó a tomar las armas. Volcaría aquella experiencia en obras como ésta, en la que muestra el horrible coste de la victoria.



    Shipka_field

    Campo de batalla cerca del Paso de Shipka, Vasily Vereshchagin. Galería Tretyakov de Moscú.



    La guerra del Turkestán y la conquista de la última frontera.



    Unas décadas después de que los colonos europeos se lanzaran al asalto del Oeste americano, Rusia se enfrentaba a la inmensa estepa, de igual modo que los cosacos encararon el vasto llano para conquistar Siberia en el siglo XVI y alcanzar el Pacífico, un siglo más tarde.



    Derrotado en la guerra de Crimea, el ejército del zar veía en la campaña del Turkestán una oportunidad de redimirse y una misión civilizadora que buscaba someter a la región (Kazajistán, Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán y Kirguizistán), solar -entonces y ahora- de distintas tribus musulmanas, de origen turco en su mayoría. 



    En 1867, la inquietud y el deseo de aventura empujaron a Vereshchagin a aceptar el ofrecimiento del general Kaufman, responsable de la campaña, que le propuso incorporarse a sus tropas en calidad de agrimensor. La empresa militar le convertirá en un valioso testigo de su tiempo. En sus lienzos plasmará una ofensiva sanguinaria y cruel, donde uno y otro bando alcanzan niveles similares de salvajismo. Una realidad bien distinta de la que se imagina en los salones de Moscú y San Petersburgo.



    Vereshchagin2

    Como cuenta el historiador británico Orlando Figes en El baile de Natasha, “el general Kaufman se enfureció tanto cuando vio los cuadros que comenzó a gritarle y a insultarle y llegó a atacarlo físicamente en presencia de otros oficiales. El Estado Mayor condenó los cuadros como una “infamia contra el ejército imperial” y proclamó que debían ser destruidos”.


    Побежденные._Панихида



    Por fortuna, la intercesión del zar permitió que sus obras hayan llegado hasta nuestros días, pero la campaña de desprestigio le obligó a dejar Rusia poco después, angustiado por decenas de amenazas de muerte. A partir de entonces dio rienda suelta a su atracción por el Este. Viajó a la India y cruzó a pie el Himalaya, retratando a las gentes del Tíbet.



    Rusia le desterró y pasó el resto de su vida en Europa Occidental, hasta que en 1904 se le presentó la última oportunidad de regresar a Oriente. En plena guerra ruso-japonesa, el almirante Makarov le incorporó a su flota como pintor pero una mina hundió el buque en el que navegaba y murió ahogado, como la mayoría de la tripulación.



    La vida de Vereshchagin no debió de ser muy diferente de la de muchos fotoperiodistas, cámaras de televisión y reporteros que hacen su trabajo en las zonas de conflicto. Con ellos comparte la obsesión por mostrar la guerra en toda su crudeza y desnudarla de artificios y oropeles. Inspirado por las historias de Tamerlán, el caudillo turco-mongol que apilaba los cráneos de sus enemigos muertos, Vereshchagin pintó una de sus obras más célebres: La Apoteosis de la Guerra. Un contundente discurso que resumía las experiencias de un hombre que vivió gran parte de su vida junto a la pólvora y la disciplina militar.


    Vereshchagin WAR

    La Apoteosis de la Guerra, Vasily Vereshchagin. 

    Galería Tretyakov de Moscú. 






    El autor de esta entrada / articulo es:

    Vereshchagin y el Salvaje Este

    -
    Si te ha gustado lo mejor que debes hacer es ir a su blog/pagina.
    En mi blog no puedes dejar comentarios , pero si en el del autor.
    -
     HA ENTRADO EN el BLOG/ARCHIVO de VRedondoF. Soy un EMPRESARIO JUBILADO que me limito al ARCHIVO de lo que me voy encontrando "EN LA NUBE" y me parece interesante. Lo intento hacer de una forma ordenada/organizada mediante los blogs gratuitos de Blogger. Utilizo el sistema COPIAR/PEGAR, luego lo archivo. (Solo lo  INTERESANTE según mi criterio). Tengo una serie de familiares/ amigos/ conocidos (yo le llamo "LA PEÑA") que me animan a que se los archive para leerlo ellos después. Los artículos que COPIO Y PEGO EN MI ARCHIVO o RECOPILACIÓN (cada uno que le llame como quiera) , contienen opiniones con las que yo puedo o no, estar de acuerdo. Mi opinión es ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE la DERIVADA de las notas que pongo , encabezadas por 
    -
    En los primeros tiempos ponía esta nota : "ARCHIVO publicaciones para PERSONAS CON EL PERFIL (+ DE 50 TACOS ) (NIVEL ECONÓMICO MEDIO) (ALTO NIVEL CULTURAL)." Puede parecer pretensioso , pero es así como me veo a mi y a mi "PEÑA".
    -
    Mi correo electronico es vredondof(arroba)gmail.com por si quieres que publique algo o hacer algun comentario.
    Leer más...